Sustitución de rodillos de la cinta de persiana


Sustitución de rodillos de la cinta de persiana

Las persianas son elementos muy utilizados. Su uso se extiende no solo al hogar, también a oficinas y otros espacios. Son muchas las razones por las que suelen ser las predilectas, y es que tienen grandes ventajas respecto a otros objetos para ventanas.

Las persianas brindan excelente protección lumínica, pues son capaces de aislar la luz solar. Esto brinda grandes ventajas como un mayor descanso o intimidad. Hay personas que prefieren estar en un sitio oscuro y cálido, por eso, resultan la mejor opción.

Pero, si no te gusta demasiado la oscuridad, puedes incluso decantarte por unas de un color un poco más claro. Además, las persianas son tan prácticas que son solo tirar de la cinta podrás recibir luz del exterior.  ¿Qué tal? ¡Varias opciones en una!

Otra ventaja que podemos rescatar de ellas es que son sencillas de limpiar, aunque parezca que no fuese así.  Puedes limpiar con un trapo húmedo o con un plumero el polvo que pueda acumularse en las lamas. Eso sí, debes ser muy cuidadoso con esto, pues son delicadas.

Por último, en comparación con las cortinas, las persianas acumulan menos polvo. Por eso son más benéficas para personas alérgicas. Ahora bien, conscientes de todos estos beneficios, ¿has velado por su cuidado y sustitución de rodillos de la cinta de persiana?

El mantenimiento es esencial para las persianas

Como todo objeto del hogar, las persianas representan una parte fundamental de este y por lo tanto requieren cuidado. Muchas veces somos poco conscientes de la importancia y atención que se le debe dar, pues solemos abrirlas o cerrarlas abruptamente y reparar poco en lo que expresa su aspecto.

Al momento de manipularlas debemos ser precavidos y poco bruscos porque podemos estropear ciertas partes de ella, si no su totalidad.

Internamente las persianas pueden ensuciarse, por lo que su funcionamiento podrá presentar dificultades. En este caso es necesario desmontarlas, pero no te alarmes: no es nada complicado.

De igual manera, es importante cambiar algunas de sus partes de vez en cuando, anticipando un posible fallo de funcionamiento, tal es el caso de la sustitución de rodillos de la cinta de persiana. Es mejor tomar previsiones y no esperar a que las cosas se dañen por completo.

Daños más frecuentes

Además del mal uso que se le pueda dar, las persianas suelen estropearse por el tiempo y uso frecuente. Entre los problemas más frecuentes, hallamos fallas relacionadas a la cinta y a las lamas de la persiana que se deterioran por el tiempo o por impactos recibidos. En ese caso, se deben sustituir por otras.

En cuanto a la cinta, esto es: la cuerda que halas para que baje o suba la persiana, se puede  atascar, bien sea porque se ha quedado enganchada o se ha soltado un fleje que sujeta el paño de la persiana. En ese caso es necesario revisar los soportes que la contienen.

Estos soportes pueden presentar fallas también y afectar el eje y el recorrido de la cinta, ellos son las partes que sostienen el eje metálico que se encuentra en la parte superior. Muchas veces estos soportes suelen ser antiguos  y empiezan a presentar fallas.

Rodillos nuevos

En efecto, si los soportes que mantienen el eje son muy antiguos, la solución más práctica para el correcto funcionamiento de tu persiana es su sustitución. En este caso, los más recomendados por expertos son los soportes con rodillos, pues suelen ser más resistentes, además de permitir el trabajo eficiente de tu cinta.

Esta es una excelente opción pues estos ejes son mucho más prácticos que uno tradicional y no afectarán tanto el eje con el rozamiento, por lo que resistirá más.

Si los vas a sustituir, debes primero asesorarte con un especialista o cerrajero ellos son los profesionales encargados de realizar la sustitución de rodillos de la cinta de persiana. Siempre podrás conseguir personas especializadas que lo hagan por ti.

Cerrajero, la solución inmediata

En ocasiones tratamos de hacer las cosas por nosotros mismos para ahorrarnos dinero. Sin embargo, por una falta de pericia, podemos incurrir en errores que nos van a salir costosos.

Además, muchas veces las rutinas diarias no permiten que nos dediquemos a hacer ciertas actividades del hogar que requieren tiempo. Si es la primera vez que vas a manipular tus persianas, quizás te lleve más tiempo de lo estimado. Antes de eso, debes informarte bien y conocer al menos sus partes y funcionamiento, además del nombre de las piezas.

En ese sentido, si quieres un trabajo más rápido y eficaz, una buena opción es contratar los servicios de un cerrajero, pues son expertos en persianas y otras labores y puedes conseguirlos de manera fácil: siempre hay uno que está disponible para hacer tu trabajo. Quizás implique un costo económico, pero te ahorrarás mucho a largo plazo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *